Hay cepo para rato

Por Roberto Frenkel*

La Paridad Descubierta de Tasas de Interés (en inglés: Uncovered Interest Parity- UIP) es una pieza clave para el análisis del funcionamiento monetario-financiero de las economías. En su forma más abstracta se refiere a la relación entre la tasa de interés y el tipo de cambio en una economía con libre acceso al mercado cambiario y en la cual los agentes locales y el resto del mundo pueden optar por hacer una colocación financiera en el país (en moneda local, digamos pesos) o en un mercado exterior (en moneda extranjera, digamos dólares). Si las dos colocaciones son idénticas en cuanto a plazo, riesgos y otras características, de modo que a igual rendimiento le resulten indiferentes al agente colocador, la UIP dice que la tasa de interés en pesos debe ser igual a la tasa de interés en dólares sumada a la expectativa de variación del tipo de cambio peso/dólar. Si la tasa en pesos fuera inferior a la determinada por la UIP, las colocaciones se volcarían hacia el exterior, y a la inversa si la tasa en pesos fuera superior.

La UIP rige aproximadamente entre países desarrollados emisores de moneda internacional, pero la relación no se verifica exactamente en ninguna parte, porque, aunque se cumpla estrictamente la equivalencia entre las colocaciones local y la externa, a muchos agentes no les es indiferente invertir en su país o en el exterior. Hay preferencia por alguna de las colocaciones. En los países desarrollados la preferencia es por la colocación local. En América Latina, a igual rendimiento esperado, los agentes prefieren la colocación en dólares. De lo cual resulta que la tasa de interés local de equilibrio debe ser algo superior a la determinada por la UIP abstracta, para compensar esa preferencia por dólares. A ese diferencial se lo denomina prima de riesgo cambiario.

Sigue leyendo

Anuncios